Sororidad espiritual

La palabra sororidad es un término derivado del latín soror que significa hermana y es utilizado para referirse a la relación de hermandad y solidaridad entre las mujeres para crear redes de apoyo que empujen cambios sociales para lograr la igualdad. Pero en este caso creí conveniente utilizar este término socio político para hablar de cómo hoy tenemos grandes recursos de sanación y liberación espiritual que nos ayudan a evolucionar y trascender patrones familiares, traumas de esta vida o de vidas pasadas y cómo nos cambia en nuestra cotidianidad. Y si bien hay muchas terapias para solucionar estos temas, en cuestiones de hermandad siento que las terapias que trabajan específicamente las energías femeninas son las adecuadas. Los círculos de mujeres son un sostén magnífico a la hora de sanar, sentir que la otra está pasando por lo mismo, o que todo nos resuena en algún punto por el simple hecho de compartir el sentir. Siempre hablo del sentir porque es uno de los dones más maravillosos que Dios nos ha dado, la apertura a sentir nos permite ser empáticos, ser uno con el otro y desde esa unión tomar una fuerza superior que nos empodera y nos eleva al mismo tiempo. Rituales y bendiciones de útero, limpieza energética de útero, sanación del linaje materno, conocimiento arquetípico y despertar femenino, y otros incontables títulos nos nuclean a todas las mujeres incluidas las mujeres trans. También los hombres pueden participar de estas terapias, porque todos somos una conjunción de energías femeninas y masculinas y a la hora de sanar las femeninas estas terapias son cruciales. El grupo nos hace hermanas y como hermanas nos apoyamos, nos contenemos, nos sanamos. La energía se eleva desde nuestra Madre Gaia a través de nosotras y ella está evolucionando, por ende nosotras también.

Hoy somos muchas las mujeres, y en este grupo me incluyo, que tenemos personalidades masculinas, la energía Yang nos fluye a borbotones, porque muchas de nosotras tuvimos que valernos por nuestros propios medios para alimentarnos, para sostenernos, para sostener nuestros hogares. Miles de mujeres son madres solteras y no les queda otra que adoptar esta energía para subsistir. Otras, maltratadas, han tenido que luchar solas para salir de situaciones donde sus vidas corrían peligro. Hemos sido obligadas a masculinizarnos, lo cual hoy nos ocasiona innumerables problemas para procrear, para conseguir pareja y para entender que ser mujer no es sinónimo de debilidad, que podemos empoderarnos sin tener que ser masculinas y así sanar.

Estamos hace años en una lucha incesante para que nos reconozcan como sujetas de derechos, como personas capaces. Debemos recuperar nuestra esencia y apoyarnos en los conocimientos que teníamos en el pasado y que fueron transmitidos de generación en generación sobre cómo sanar, cómo alimentarnos bien, y hasta la crianza colectiva de los niños que hemos perdido.

Hoy estoy recorriendo este camino, hermanada con cientos de mujeres desde mi condición de profesora y por sobre todas las cosas desde el lugar de igual a igual que me brindan los círculos que se forman en las terapias que damos en Isis, la sección de Indira dedicada especialmente a la mujer y no puedo hacer otra cosa más que contarte los cambios maravillosos que he vivido en tan poco tiempo. Mi relación de pareja fluye amorosamente y me permito día a día dar el espacio que el otro se merece. Mi periodo se regularizó (casi mágicamente diré) y mi energía toda se ha modificado. Tal vez los hijos físicos no han llegado pero entiendo que no todas hemos nacido para ser madres o por cuestiones físicas no podemos hacerlo, pero sí para dar vida y como yo, podes darle vida a tus sueños, a tus proyectos y podes aprender a maternarte a vos misma, que es tan pero tan importante!

Antes de terminar este post quiero agradecer haber nacido en el círculo de mujeres en el cual nací, que me ha dado mis mayores maestras que hoy me siguen enseñando, parte de esta nota fue guiada por mi pequeña hermana.

Ojalá todo esto que estás leyendo sea el llamado que estabas esperando para darte el tiempo, el espacio y el amor que estás necesitando.

Leave a Reply