La importancia de la respiración

Hace un tiempo estuve en un taller de Suzanne Powell y ella tan maravillosa y simpática pasó casi toda una jornada hablando de la respiración consciente. Acostumbrada a hacer yoga, en donde me acostumbré a éste tipo de respiración, me pareció que era demasiado el tiempo que había tomado para explicar este sencillo ejercicio. Comencé a investigar y me encontré con información muy relevante acerca de este tema:  Los seres humanos hemos perdido casi un 30% de nuestra capacidad respiratoria por respirar mal. La respiración torácica es la que indebidamente hemos estado utilizando desde los tres o cuatro años de vida, aproximadamente.

Cuando nacemos, nuestra respiración es abdominal, por eso podemos ver a los bebés haciendo “fuelle” con la pancita mientras duermen sus relajadas siestas. Por motivos que desconocemos pero que podrían tener que ver con la rapidez con la que queremos hablar, vamos olvidando cómo hacerlo.

Respirar correctamente ayuda a combatir el envejecimiento de nuestras células, por lo tanto de nuestra piel, nuestros órganos internos, etc. Nuestra sangre está trabajando mal oxigenada constantemente, lo cual agiliza el deterioro físico de nuestro cuerpo. Y todo eso debido a la mala respiración.

Es hora que comencemos a recuperarla! De hecho deberíamos seguir los pasos de ciertas culturas aborígenes en las cuales se conserva la capacidad de inhalar por nariz mientras están hablando o cantando, por lo tanto el flujo de aire no se corta, permitiéndoles grandes períodos de cantos sagrados sin interrupciones. Ellos mantienen el contacto con la naturaleza por lo tanto saben que naturalmente tenemos capacidades que el común denominador de las personas desconocemos.

Siempre todo se trata de volver al origen… Deberíamos centrarnos en recordarlo solamente.

Claramente todos tenemos vidas agitadas hoy, por lo tanto te propongo que comiences dándote un minuto para tomar consciencia de tu respiración, que observes cómo estás respirando y que si lo estás haciendo torácicamente imagines a tus pulmones dividirse en tres partes, y vayas inhalando primero llevando el aire hacia abajo. El diafragma desplaza los pulmones hacia el abdomen y por lo tanto este se hincha. Luego presionando con intención el ombligo hacia tu columna el aire sale completamente. Hazlo durante unos minutos, lentamente para no hiperventilar, y luego cada vez que lo recuerdes en el transcurso del día aplica esta respiración.

En el caso que por ejemplo quieras cantar un mantra que requiera mucho tiempo sostener la voz, puedes inhalar llenando la parte baja primero, luego la media y finalmente la parte alta de los pulmones, verás cuánto aire pueden contener! Ahora, solo resta la práctica para ir regulando la cantidad que sale de tu boca al cantar.

Energéticamente esta respiración te provee del prana del aire, de la tierra y del sol, así que comienza tu cambio de hábito hoy!!!

Leave a Reply