Transitando el camino hacia tu interior

No hay camino más espiritual que el que te lleva a descubrir quién eres en realidad. He pasado mucho tiempo aprendiendo acerca de distintas visiones que existen de la espiritualidad y el ser espiritual y muchas coinciden en que el auto conocimiento es la clave. ¿Qué tengo que conocer acerca de mí misma? Te preguntarás. En principio te diré que es imprescindible que puedas ver que todo lo que crees ser (o tu ego cree ser) no es más que una construcción ajena a tí y a tu naturaleza etérea. Llevas patrones heredados de tus clanes, de la sociedad en la que te criaste, de la época y la zona geográfica donde naciste, de la concepción del bien y del mal que tus padres te inculcaron, etc. Es posible que todas tus ideas y soluciones sean una creación ajena. Por eso debes conocerte y poder identificar todos estos patrones mentales que mueven tu vida y la dirigen, a veces, no al lugar que tú realmente quisieras.

Por eso te invito a que lleves un cuaderno de notas donde vayas plasmando aquellos patrones heredados. Primero escribe todo lo que puedas identificar conscientemente y luego llévalo contigo para que cuando te observes a ti misma actuando de una forma que no quisieras, pero que sale inconscientemente, la anotes.

Luego viene una parte más profunda que da para una nota entera: identifica las luces y sombras de tu personalidad. Las luces tienden a ser más fáciles de reconocer porque son aquellas que no solo nosotros notamos, sino también el motivo de halago que otros te hacen.

Pero tenemos sombras y a veces nos controlan. La idea de que las anotes es para que tomes consciencia que allí están y puedas ejercer tu autoridad sobre ellas en el momento que quieran salir a la luz. La sombra nos sirve, para eso está allí. Principalmente creo que es un mecanismo de defensa, de igual modo hay poder contenerla para que no desborde.

El siguiente paso es que te des-identifiques de tu cuerpo físico. Tu NO eres este cuerpo, ni tus luces ni tus sombras. Tu eres un ser infinito, multidimensional y todopoderoso. Solo debes llegar a verlo. Has encarnado en este cuerpo y esta personalidad perfectas para aprender, para evolucionar y solo “siendo” ya estás evolucionando, pero si quieres ir más allá entonces podrás entender de lo que te estoy hablando. Liberate de los velos de este plano y elévate a una experiencia inigualable. Medita con frecuencia y acentúa tu práctica y tu vida en el desarrollo de tu chakra cardíaco, pues es el amor el mejor de los caminos de vuelta a casa.

Leave a Reply